SAO PAULO. Adriá Juliá “Ni siquiera los muertos sobrevivirán” Del 26 de octubre 2019 al 16 de febrero 2020. Pinacoteca de São Paulo.

La exposición de Adrià Julià, ni siquiera los muertos sobrevivirán, primera exposición individual en Brasil del artista nacido en Barcelona, en 1974 presenta  obras cuestionan la implicación de las técnicas de reproducción, impresión y autenticación que pautaron la organización del flujo de imágenes en los inicios de la fotografía.

Desde 2011, Julià ha estado investigando los experimentos fotográficos a veces fallidos de Hercule Florence (Nice, 1804 – Campinas, 1879), que se estableció en Brasil en el siglo 19. Florence fue uno de los inventores menos conocidos de los procesos fotográficos en la década de 1830 y también el primero en utilizar el término “fotografía” para designar tecnologías de impresión que utilizan la luz como medio. Durante su estadía en el país (1824-1879), el inventor pudo, entre otras cosas, reducir el desvanecimiento gradual de la imagen causado por la exposición a la luz solar usando oro y no solo plata, como otros inventores. Debido a la falta de recursos, incluso utilizó su propia orina como elemento fijador de la imagen.

Siguiendo un procedimiento similar, Julià presenta Exercise for an Overexposed Landscape (#2). En él, un motor gira una fotografía a gran escala cuyo papel estaba impregnado de oro, expuesto a la luz del día y cuya imagen se fijó con orina humana. En el sitio, un sistema de engranajes gira la imagen en movimiento de bucle continuo que se completa exactamente en un día.

Concebida para la sala A en el segundo piso, la comisaria Fernanda Pitta explica: “Al presentar la obra en una sala adyacente a la dedicada a las obras de los viajeros, el artista recuerda el papel desempeñado por Florence en las narrativas sobre el establecimiento de imágenes brasileñas desarrolladas por extranjeros en el siglo XIX, refiriéndose también a las implicaciones de la perspectiva colonizadora”.

La sala B, en el segundo piso, alberga la instalación de video The Exceeding Image, que cuenta la historia de una fotografía tomada por Florence pero nunca encontrada. Según la descripción del explorador en su diario, esta fotografía fue tomada directamente desde la ventana de su casa en Vila de São Carlos (actual Campinas). La imagen mostraba a un guardia frente a la prisión local al otro lado de la plaza principal.

La posibilidad de que una de las primeras fotografías del mundo sea esta escena en particular, así como su existencia solo a través de la escritura, sirve al artista como punto de partida para un guión ficticio en el que el inventor, la guardia y los prisioneros dialogan sobre este evento. El guión es realizado por cuatro actores cuyas voces causan una reconstrucción imaginaria adicional de la imagen a través del lenguaje y el texto incrustado.

En el patio de la Pinacoteca, el trabajo de Fortuitous Encounter consiste en una impresora de techo suspendido que imprime, repetidamente y en una secuencia aleatoria, la imagen de un colibrí extraído del billete extinto de un real. Este tipo de imagen figurativa, comúnmente utilizada en esos billetes, contrasta con los patrones abstractos que Florence desarrolló sin éxito en 1830 por su “papel inimitable” para la resolución de una crisis económica agravada por el papel moneda falsificado, un problema que plagó a todas economías, incluido a de Brasil, que adoptaron este modelo monetario durante el siglo XIX.

Ambas salas, consideradas como los espacios del inventor (el mecanismo en la Sala A) y la imagen (la prisión en la Sala B), así como el evento de “distribución” en el patio, cuestionan la forma en que los dispositivos técnicos dieron forma a la organización. y el flujo de imágenes, así como su valor en el mundo contemporáneo. “No por casualidad, estos flujos parecen coincidir con los primeros desarrollos de una economía en la que el lastre de valor se ha vuelto cada vez más inmaterial”, concluye la curadora.

Adrià Julià (Barcelona, España, 1974) actualmente vive y trabaja entre Los Ángeles (EE. UU.) y Bergen (Noruega), donde es profesor en la KMD (Facultad de Bellas Artes, Música y Diseño) de la Universidad de Bergen. Sus exposiciones individuales más recientes han tenido lugar en Fundación Miró de Barcelona; Tabakalera, San Sebastián; Project Art Centre, Dublín; Museo Tamayo, Ciudad de México; Orange County Museum of Art, Newport Beach; LAXART, Los Ángeles; Artists Space, Nueva York; Insa Art Space, Seúl; y Galería Soledad Lorenzo, Madrid. Ha participado en exposiciones colectivas en el Metropolitan Museum, Nueva York; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; Witte de With, Rotterdam; Seoul Museum of Art, Seúl, Corea; Lyon Biennale, Lyon, Generali Foundation, Viena, 7ª Bienal del Mercosur, Porto Alegre; Akademie der Künste, Berlín, así como en performances para la 29ª Bienal de São Paulo. El artista ha recibido becas de la American Academy de Berlín, de la Fundación Botín, de California Community Foundation Fellowship for Visual Artists, Art Matters, de American Center Foundation, del programa de becas de investigación de “La Caixa”, y recibió el Premio Altadis en 2002.

quepintamosenelmundo, arte, arte online, arte contemporáneo, arte español, artes visuales

Pinacoteca de Sao Paulo. Pina Luz.  Praça da Luz, 02. Sao Paulo

http://pinacoteca.org.br/

http://adriajulia.net

Imagen: Adriá Juliá. Ruinas del habla 2009

2019-10-29T07:10:07+00:00