Al comprometerse con sistemas no jerárquicos y métodos no académicos de (des) aprendizaje, Leonor Serrano Rivas comienza con fuentes históricas que se relacionan con la teoría del teatro, y se deja seducir por la interpretación y la asociación libre. Los pensamientos se encadenan unos con otros y se categorizan opuestos como actos sutiles de resistencia, ya sea hacia la mera percepción o hacia los paradigmas de las normas constrictivas de la sociedad.
La lógica sin sentido o de «sueño» es crucial para interpretar el trabajo de Serrano Rivas: la racionalidad debe dar paso a una comprensión intuitiva hacia un cuerpo de trabajo que se realiza a lo largo del tiempo.
Dentro de las experiencias sensoriales en capas, el espectador debe olvidar el impulso narrativo, desaprender el deseo de resolución y profundizar en el ámbito de las instalaciones de Serrano Rivas. Quizás incluso pueda encontrar su propia lógica para observar que la artista, con esta nueva serie de trabajo, se ha interesado en los primeros dispositivos de animación, especialmente en las técnicas pre-cinematográficas como teatro de sombras y dioramas. Ella busca presentar situaciones en las que se crean los efectos deseados al tiempo que revela los «trucos de magia» que tienen lugar detrás de la cortina. Tal interés está lejos de ser mera nostalgia por la estética pre alta tecnología, sino que funciona como una construcción para una cierta conciencia de la subjetividad de la percepción.
Serrano Rivas proporciona una perspectiva dentro de la perspectiva: un desencanto encantador donde las superficies reflectantes y suaves interactúan con el espectador moviéndose a través del espacio, activando las obras escultóricas y el inconsciente de la percepción sensorial.
Los materiales empleados presentan una fascinación por sus cualidades inherentes y la capacidad de provocar evocaciones sugerentes. El vidrio cobra vida y luego se convierte en un cuerpo que respira; la madera y el hilo recuerdan animaciones mecánicas arcaicas mientras que las superficies curvilíneas de aluminio facilitan una correlación entre todos los elementos en exhibición; insinuando la dirección teatral de Gregorio Martínez Sierra en el Teatro Eslava de Madrid (1917 – 1925) y el «Teatro sin fin» de Frederick Kiesler (1924). Las capas de formas y formas alteran la ilusión y la realidad, tal como suceden en el escenario. Comisaria: Caterina Avataneo

«[…] por encima del nivel del ojo procede
la persona que espera que los elementos divinos
azar y destino, resuelvan lo que la psicología
y los instrumentos son incapaces de percibir «.
Gonçalo M. Tavares, Viaje a la India

quepintamosenelmundo, arte, arte online, arte contemporáneo, arte español

Arcade gallery. 87 Lever Street. London EC1V 3RA

www.thisisarcade.art

www.leonorserranorivas.com

Imagen: Leonor Serrano Rivas. ARCADE

2019-10-21T09:28:31+00:00