VILLEURBANNE (Francia) Daniel Steegmann Mangrané “ Ne voulais prendre ni forme, ni chair, ni matière” Del 20 de febrero al 28 de abril 2019. Institut d´Art Contemporain.

El IAC presenta la primera exposición individual en Francia de la obra del artista Daniel Steegmann Mangrané. El artista, oriundo de Cataluña, nacido en Barcelona (España) en 1977, que hoy vive y trabaja en Río de Janeiro (Brasil), ha presentado su obra en numerosas exposiciones individuales y colectivas en todo el mundo, y más recientemente durante la 14a Bienal. De Lyon, Mondes Flottants.
Daniel Steegmann Mangrané ha creado una obra polimorfa (dibujo, escultura, película, instalaciones, etc.). Su llegada a Brasil en 2004 estuvo motivada por su fascinación por la selva amazónica, de niño quería ser biólogo, entomólogo o botánico, así como su descubrimiento de artistas brasileños, Lygia Clark y Hélio Oiticica. A partir de finales de la década de 1950, los fundadores del movimiento neoconcreto, la intuición, la subjetividad y la participación pública lograron reconciliar los dualismos obsoletos, comenzando con la oposición comúnmente reconocida entre el objeto y el sujeto.

También nutrido por la antropología y los poemas de Stela do Patrocínio, uno de los cuales inspiró el título de esta exposición; En su obra Daniel Steegmann Mangrané mezcla formas naturales y culturales. Explora cómo la vida está enredada con su entorno, experimentando con el espacio como un área de lo sensible y de las relaciones.

Impregnado por la perspectiva amerindia del antropólogo Eduardo Viveiros de Castro, que difumina la distinción entre lo humano y lo no humano, y por el pensamiento de Philippe Descola que se esfuerza por ir más allá del dualismo de la naturaleza y la cultura, Daniel Steegmann Mangrané tiene la intención de transformar total y profundamente El espacio del IAC. Y así, el camino de la exposición genera nuevas líneas que se desvanecen, cambiando las perspectivas que se abren hacia el exterior. Definida por una geometría sensible, impulsada solo por los rayos de luz natural que penetran en la penumbra, fomenta la exploración, el andar a tientas y la torpeza, como si los visitantes estuvieran dispuestos a redescubrir la esencia de la vida misma. Este camino a través de la exposición también traduce la fascinación del artista por la noción de disolución, una disolución del tema que probablemente lleve a una conciencia de su entorno.

El entorno propuesto aquí por Daniel Steegmann Mangrané comienza con y se expande de su obra de arte Phasmides. Caída en algún lugar entre un marco modernista y antropólogo, esta película se centra en el Phasmid (tomado del griego, que significa «fantasma»), más conocido como el insecto palo. El encuentro inesperado de los artistas con este fásmido, en 2008, fue decisivo, ya que le permitió participar en una investigación a largo plazo sobre la idea de ir más allá de los dualismos occidentales. Extendida como un palo, inmóvil como una planta, esta especie mimética es un maestro del camuflaje, se mezcla tan bien con su entorno que casi desaparece por completo. En su texto «Mimétisme et psychasthénie légendaire» (Mimetry y legendaria Psychasthenia) (Minotaure n ° 7, 1935), Roger Caillois define el mimetismo no como una especie de mecanismo para esconderse de los depredadores, sino como una intención de fundirse en un entorno.
Phasmides, una forma híbrida, entre el diorama y la pintura viva, muestra al fásmido apareciendo y desapareciendo como una forma de paradoja viva. El insecto revela toda la ambivalencia de su ser, una afinidad insospechada entre forma animal, vegetal y geométrica, para proponer una imagen que es «muy fuerte y muy frágil». Evolucionando en entornos que a su vez son orgánicos y geométricos, resalta las relaciones en constante evolución que mantiene con su entorno, eliminando cualquier oposición que pueda existir entre lo animado y lo inanimado. Haciéndose eco de la cosmología, el trasfondo y la figura amerindia, el sujeto y el objeto, la naturaleza y la cultura ya no aparecen por lo que son, sino por las relaciones que estimulan.

Al colocar todas estas relaciones en el espacio, el artista nos ha proporcionado una herramienta aguda y crítica: «si no hay más sujetos ni objetos, entonces ya no hay espectadores ni obras de arte, sino procesos de relaciones de mutua transformación». . Combinaciones de agentes que se influyen entre sí ”. El camino propuesto por Daniel Steegmann Mangrané constituye así un entorno iniciático para el visitante, interrumpido por la trayectoria de la luz. Habitada por el fásmido, una criatura «sin cabeza ni cola», permite que la mirada de uno se aleje del centro y permite jugar y probar la propia posición. El visitante se dedica a vagar por este camino que ha sido diseñado para ellos, como el paisaje que el artista ha creado para el insecto palo.
Daniel Steegmann Mangrané nos invita a experimentar nuestra propia presencia, diciéndonos que: “Siempre estoy buscando el momento en el que el visitante ya no observa el trabajo sino su propia experiencia; El momento en que se observan ”. Una experiencia de sí mismo, propicia para la transformación.

INSTITUT D’ART CONTEMPORAIN 11 rue Docteur Dolard 69100 Villeurbanne – France

http://i-art-c.org

www.danielsteegmann.info

Imagen: Daniel Steegmann Mangrané, Phasmides, 2012. Courtesy Mendes Wood DM, São Paulo and Esther Schipper, Berlin.© Daniel Steegmann Mangrané

2019-04-30T11:31:07+00:00