ZURICH. “Eduardo Chillida.” Del 17 de enero al 2 de marzo 2019. Hauser & Wirth Gallery

Chillida es bien conocido por su implacable sed de innovación que desafió las convenciones de la escultura a través del cuestionamiento de la forma, el material y el espacio.

La exposición está concebida como una celebración del dominio del artista de los materiales, es la primera de su tipo en la galería de Zurich y muestra la amplia y pionera práctica de Chillida a través de una presentación de obras rara vez expuestas. La selección de obras que abarca un período de 50 años, incluye esculturas en acero, chamota, granito y alabastro en pequeña y gran escala, así como dibujos, grabados. Con una serie de esculturas de Chillida incluidas en las colecciones permanentes de importantes instituciones suizas, las obras de la exposición contextualizan la presencia del artista dentro del paisaje cultural suizo.
Nacido en San Sebastián en 1924, Chillida se inspiró continuamente en el entorno natural e industrial de la región vasca, lo que se refleja en su amplia variedad de materiales, como acero, hierro y madera. Combinado con una profunda comprensión y respeto por estos medios, los intereses del artista en las posibilidades de definir el espacio y la luz a través de la forma fueron los principios centrales de su práctica. Estas ideas duraderas se originaron en su época de estudiante de arquitectura en Madrid a principios de la década de 1940. Chillida se basó a menudo en influencias de filosofía, poesía e historia europeas y orientales, y sus experimentos con formas abstractas abarcan preocupaciones tanto físicas como metafísicas. Chillida comenzó a experimentar con materiales locales después de regresar al País Vasco desde París en 1951, donde se había trasladado a estudiar dibujo y luego escultura. Durante su estancia en París, el artista produjo una serie de obras figurativas en materiales como el yeso, inspiradas en las esculturas griegas antiguas que encontró en el Louvre. A medida que el centro de gravedad del mundo artístico cambiaba de París a Nueva York, Chillida regresó a San Sebastián, decidido a profundizar en las posibilidades artísticas de la región.
Durante este período, el artista aprendió técnicas de un herrero local, entendiendo las propiedades únicas del hierro y el acero, dos metales que tenían una importancia tradicional particular para la industria vasca. Al persuadir a las capas de estructuras complejas con sus manos, Chillida pudo familiarizarse con la esencia subyacente de tales materiales resistentes, experimentando directamente su transformación. Como señaló el filósofo Gaston Bachelard, el artista entendió el “alma complicada” de estos metales. Al mismo tiempo conceptual y arquitectónico, las obras de acero y hierro de Chillida se convirtieron en fundamentales en su comprensión de las intersecciones de formas geométricas y orgánicas.

Hauser & Wirth Gallery . Limmatstrasse 270, 8005, Zürich           

https://www.hauserwirth.com

 

Imagen: Exhibition Eduardo Chillida Hauser & Wirth Gallery

 

2019-03-03T16:24:14+00:00