MILÁN. Mit Borrás. “Love Drone” Del 20 de junio al 8 de septiembre 2018. Galería Dimora Artica

Love Drone, es una selección de obras de Mit Borrás desarrolladas expresamente por el artista durante 2018 para la galería Dimora Artica. En esta exposición, Mit Borrás trata a través de instalaciones y videos temas como la tecnología, el progreso y la intervención del ser humano en la naturaleza. Nacido en Madrid en 1982, Mit Borrás vive y trabaja entre Madrid y Berlín.

El dron Volantex Ranger 2000 V757-8 tiene una envergadura de 2 m, mientras que el cuerpo principal tiene una longitud de 1,1 m. Un objeto volador ligero hecho de poliestireno expandido con un motor 2212 impulsado por 1400KV. La cámara incluida tiene una resolución de 4K, el giroscópico es un Xpilot y el giroscopio tiene 6 ejes para modificar o mantener la orientación del dron Volantex Ranger. Chloé, etimológicamente Chloé como hierba floreciente, compró su kit de vuelo sin ensamblaje incluido para volar sobre las islas Senkaku (諸島 閣 k Senkaku-Shotō).
Mientras el Volantex Ranger se desliza hacia arriba, Chloé espera abajo; observa en su dispositivo móvil de 300 dpi lo que la cámara de drones está detectando. La aplicación Choose Your Era permite la observación a través de un zumbido de la geología de cada terreno en épocas anteriores. En la aplicación, Chloé seleccionó el período Neógeno y observa en su pantalla en un lapso de tiempo la disminución del nivel del mar durante el Pleistoceno; un viaje de 1,8 millones de años en 2 horas de entretenimiento quimérico. 2 horas de dron puro.

El trabajo de Mit Borrás es esencialmente una instalación, con objetos organizados en el espacio con orden cosmológico y ontológico. El artista enfrenta temas como el progreso y el espacio estético ocupado por dispositivos tecnológicos; utiliza drones, armas artificiales, plásticos, siliconas y todo tipo de materiales que ofrecen un cierto placer contemplativo, similar al que podemos sentir frente a la naturaleza en su expansión. La concepción de la naturaleza para Mit Borrás hace indivisible lo que es natural y artificial: contempla con la misma admiración un ciprés de 15 metros de altura o el brazo robótico de Lucas.
Considerar la era tecnológica como una era de armonía podría ser excesivo, pero no hay dudas sobre el hecho de que podemos suponer que lo natural y lo artificial no son necesariamente un contraste. La inmortalidad aquí no es un concepto de existencia infinita e indefinida; más bien se refiere a una vida en armonía con lo que nos rodea después de la suposición de que podemos aceptar las acciones de mujeres y hombres en este planeta como actos de investigación de la estabilidad, considerándonos como exploradores del estado de energía mínima y estabilidad máxima. Estos objetos transmiten la sensación de felicidad que experimentamos cuando somos conscientes de que los productos de la naturaleza y la tecnología son parte de un todo, que este último no impide el desarrollo de los primeros, que no hay diferencia entre el vuelo de una red- Halcón con patas y la encantadora precisión del diseño de un Volantex Ranger 2000 V757-8.

Desarrollando la idea de que el reino animal se adapta a la naturaleza de la misma manera que los humanos modifican la naturaleza de acuerdo con sus necesidades, el artista trabaja con objetos industriales concebidos para el equilibrio y la adaptación anatómica. La idea de que el ser humano es una criatura que modifica, diseña y ergonomiza, se refleja en trabajos similares a criaturas marinas, organismos adaptados al medio marino. Texto de Rachel Lamot. Traducción quepintamosenelmundo.com

Dimora Artica Gallery . Via Matteo Maria Boiardo 11 – MILANO

http://www.dimoraartica.com

http://mitborras.com/

Imagen: Mit Borrás. Love Drone 2018

2018-06-21T08:40:28+00:00