LA VALETA “Picasso & Miró. The flesh & the spirit” Del 7 de abril al 30 de junio 2018. Grandmasters Palace.

Esta exposición se enmarca en los eventos de “Picasso- Mediterranée” una de las iniciativas más importantes organizadas en torno a la figura de Picasso, en la que intervienen más de cincuenta instituciones de toda Europa. El motivo de la misma es poner de relieve la relación entre el artista malagueño y el mundo mediterráneo

La diferencia de edad de once años y medio entre Pablo Picasso y Joan Miró significaba que el primero produciría un tipo de pintura que abriría las puertas a un mundo del arte más liberado: liberado en el sentido de que este también era el momento del redescubrimiento del arte primitivo y de El Greco, así como la reevaluación del arte románico catalán, por citar algunos ejemplos.
Ambos aspectos influirían en Miró, quien conoció a Picasso en la primavera de 1919 cuando Miró llega a París con parte de su obra y Picasso adquirió su Autorretrato. Los dos artistas se embarcaron en una amistad que se hizo más estrecha a través de los años y no solo durante el período surrealista de Miró: un surrealismo en el que Picasso también se aventuró, como se evidencia en la obra escultórica y surrealista del 31 de marzo de 1933 de la Suite Vollard. Para ambos artistas, “la muerte de la pintura” y el uso de diferentes materiales serían aspectos recurrentes de su trabajo, como en las dos obras de Miró, Woman, Bird, un óleo sobre zinc de 1970, y Painting, 1973, un acrílico sobre lienzo de la Colección Permanente de Fundación MAPFRE  “Nous sommes du même quartier de la peinture” Exclamó Picasso con respecto a Miró. En 1930, cuando comenzó a trabajar en la Suite Vollard, Picasso ya había investigado las numerosas posibilidades del arte moderno: clasicismo, cubismo y surrealismo que estaba dentro del clasicismo, y, como Miró, retomó sus motivos y las diferentes posibilidades que el arte moderno le ofrecía, dándoles así un significado más completo. Está en sus pinturas de los años veinte y treinta y en las escenas de “The Sculptor’s Studio”, que representan la mayoría de las 100 copias de la Suite Vollard, que Picasso revela su forma más carnal. En ese período, también se involucró con la escultura (se presentó como escultor en los grabados antes mencionados) y había comprado un castillo en Boigseloup cerca de Gisors, donde tenía suficiente espacio para esta actividad y para instalar una imprenta de huecograbado.

Los temas de la Suite Vollard son generalmente de naturaleza clásica, en los que el modelo -una transposición del modelo que se ve en las esculturas- se presenta al espectador en toda su presencia corpórea. Como tal, se refiere al desafío del artista: la creación. Este es un dilema que ha preocupado a todos los artistas y que en el caso de Picasso lo llevó a tachar algunas de las imágenes de los grabados, incluido Rembrandt con Paleta del 27 de enero de 1934. Compartió este dilema con Miró, quien desafiantemente modificó varias pinturas de artistas desconocidos que había comprado en los mercados callejeros, y posteriormente añadió elementos propios, como en Figures in a Landscape near a Village of 1965.
En 1918 Miró explicó su amor por las cosas pequeñas: “por la caligrafía de un árbol, hoja por hoja, rama por rama, hoja de hierba por hoja de hierba” (carta a Ricart, 16 de julio de 1918), todos los motivos que deriva de la tierra y con la que parecía tener un tipo de comunión espiritual. En 1942 y siguiendo la experiencia de las “Constelaciones”, Miró añadió motivos adicionales a esta lista: las estrellas, la luna, los pájaros, la mujer. A partir de ese momento, revisó estos motivos en una especie de revisión de su obra y una reflexión sobre su propia pintura y sobre la historia del arte, como en Mujer y pájaro en la noche de 1942, Mujer sentada II de 1959, y Mujer de 1974.
El último Miró es el más espiritual. La noche, el gesto, la marca y la caligrafía oriental llevaron al artista a refinar gradualmente muchos de sus motivos en un proceso de reducción que dejó el trabajo casi desnudo. Este es un Miró verdaderamente maduro que reinventó sus propios temas y que nos permite redescubrir el entusiasmo y la alegría que caracteriza a su pintura; la ligereza, el reflejo y la ironía. En otras palabras, el deleite y el entusiasmo por la pintura y la vida. (Picasso Mediterranée press-release)

Grandmasters Palace. Palace Square, Valletta, VLT 1191, Malta

https://picasso-mediterranee.org

http://www.president.gov.mt/the_palace_valletta

Imagen: “women” 1974 Joan Miró. Fundación Miró

2018-04-11T17:29:14+00:00